Ubicando La Ley General de Salud y su contenido regulatorio

Ahora que ya hemos estudiado el contenido y estructura del Reglamento de Insumos para la Salud en el blog anterior, te presentamos cómo está estructurada la Ley General de Salud, el número de artículos y sobre todo, que puedas identificar y no confundir con otra legislación mexicana la ubicación de los artículos de interés, aunado a saber las últimas reformas para este referente regulatorio. 

El derecho de la protección a la salud conlleva un rango importante y es por ello que previo a la publicación de esta Ley General de Salud, existía el Código Sanitario.  La última reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación fue el 24 de enero de 2020.

La Ley General de Salud fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el 7 de febrero de 1984, reglamentaria del artículo 4o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, establece las bases y modalidades para el acceso a los servicios de salud y la concurrencia de la Federación y las entidades federativas en materia de salubridad general.

Este documento está constituido por 482 artículos distribuidos en 18 Títulos. En la siguiente tabla a manera esquemática se estructura su contenido: 

PERO… ¿DE QUÉ VA LA ÚLTIMA REFORMA A LA LEY GENERAL DE SALUD?

La Secretaría de Salud publicó en el Diario Oficial de la Federación modificaciones a la Ley General de Salud para regular que los especialistas en farmacia, terapia física y optometría cuenten con un título profesional o certificación legalmente expedidos por una autoridad educativa competente para poder ejercer estas profesiones.

Por otra parte, se indican las  diversas disposiciones para el manejo de cadáveres y ataúdes, que incluye la obligación de las funerarias de garantizar el control de líquidos contaminantes y malos olores.

En la reforma al artículo 79 de esta Ley General de Salud  se establece que para el ejercicio de actividades profesionales en el campo de la medicina, farmacia, odontología, veterinaria, biología, bacteriología, enfermería, terapia física, trabajo social, químicas, sicología, optometría, ingeniería sanitaria, nutrición, dietología, patología y sus ramas, se requiere que los títulos profesionales o certificados de especialización hayan sido legalmente expedidos y registrados por las autoridades educativas competentes.

En cuanto  a las modificaciones y adiciones a los artículos 314, 348 y 419 de esta ley, señala que la disposición final o conservación permanente de tejidos, células y derivados, productos y cadáveres de seres humanos, incluyendo fetos y embriones, deben realizarse mediante prácticas reconocidas y en condiciones sanitarias reguladas y autorizadas por la autoridad sanitaria.

En el artículo 348 indica que las inhumación, cremación o desintegración de cadáveres sólo podrá realizarse con la autorización oficial del Registro Civil y se exigirá la presentación del certificado de defunción. Los cadáveres deberán inhumarse, cremarse, desintegrarse, embalsamarse y/o conservarse dentro de las 48 horas siguientes a la muerte, salvo autorización específica de la autoridad sanitaria competente o por disposición del Ministerio Público. En el caso de personas no identificadas se aplicará la Ley General en materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas.

Con estas modificaciones se obliga a los prestadores de servicios funerarios a disponer de recipientes o contenedores de material biodegradable adecuados, que impidan el derrame de líquidos o el esparcimiento de olores. 

Ahora que ya sabes el contenido y la última reforma, podrás consultar el documento completo de la fuente oficial aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×