Datos importantes de la vacuna contra COVID-19

El SARS-CoV-2, el tipo de coronavirus que causa la enfermedad COVID-19, se extiende rápidamente por el mundo y la gran mayoría de la población es aún vulnerable al contagio. Los expertos coinciden que una vacuna podría servir como una protección duradera para los seres humanos, lo que permitiría que las medidas de confinamiento se levanten más rápido y de forma más segura.

¿Cómo funcionan las vacunas?

Existen varios tipos de vacunas, el principio de su funcionamiento siempre es similar, es decir, se trata de exponer al organismo a dosis seguras de un virus para que el sistema inmune lo reconozca y tenga listo un mecanismo de defensa ante un posible contagio. Se habla de cuatro tipo de vacunas:

  • Vacunas vivas atenuadas: Utilizan una forma debilitada del germen que causa la enfermedad.
  • Vacunas incactivadas: Utilizan una forma muerta del germen que causa la enfermedad.
  • Vacunas de subunidades, recombinantes, polisacáridos y combinadas: Utilizan partes específicas del germen, como su proteína, que le permiten atacar a un organismo.
  • Vacunas con toxoides: Utilizan una toxina fabricada a partir del germen que causa una enfermedad. Crean inmunidad a las partes del germen que causan una enfermedad en lugar de al germen en sí.

Las vacunas están compuestas por tres elementos básicos: el antígeno, los adyuvantes y los preservantes. Una vez que la dosis ingresa al cuerpo, causa una reacción del sistema inmunitario, que intenta proteger al resto del cuerpo enviando glóbulos blancos que producen anticuerpos para contener la infección. Así, cuando un virus intenta de nuevo ingresar por cuenta propia al organismo, los anticuerpos saben cómo actuar en su contra y eliminarlo. 

¿Cómo se obtiene una vacuna?

Después de que un laboratorio logre diseñar una vacuna, su candidata debe superar un largo y riguroso proceso en el que se compruebe su seguridad y eficacia para los seres humanos. Existen al menos 3 fases que debe superar una vacuna antes de llegar a la población general. Antes de cualquier prueba clínica en humanos, la vacuna debe superar una fase “0” o preclínica, que incluye pruebas in vitro y en animales; si se superan estas pruebas, entonces puede entrar a los estudios clínicos que se dividen en tres fases. 

  • Fase 1: En esta fase la vacuna se prueba en grupos de entre 20 y 100 personas sanas. El estudio se centra en confirmar que no represente un riesgo para la salud, que se eficaz, identificar efectos secundarios y determinar cuál es la dosis adecuada. 
  • Fase 2: Es un estudio a mayor escala en el que participan varios cientos de personas. Aquí se evalúan los efectos secundarios más comunes en el corto plazo y cómo reacciona el sistema inmune a la vacuna. 
  • Es un estudio mucho más grande en el que participan varios miles de voluntarios. Aquí se compara cómo evolucionan las personas que fueron vacunadas respecto a las que no. También se recolectan datos estadísticos acerca de la efectividad y qué tan segura es la vacuna. Esta fase también sirve como una nueva oportunidad para identificar otros posibles efectos secundarios que no hayan surgido en la fase 2. 

¿Qué vacunas se están desarrollando?

Te presentamos algunos datos importantes referente a la vacuna contra COVID-19 desarrollada por AztraZeneca:

  • El  AZD1222 o ChAdOx1 nCoV-19, es una vacuna de vector viral recombinante desarrollada por la Universidad de Oxford y el Instituto Jenner

  • La vacuna candidata utiliza una versión debilitada de un adenovirus de chimpancé con material genético de la glicoproteína espiga del SARS-CoV-2.
  • Se estima que la dosis brinde protección durante aproximadamente un año. 

  • AstraZeneca analiza una estrategia de dos dosis para la posible vacuna, aunado a que podrá producir la vacuna bajo un costo de 3 a 5 dólares.
  • Actualmente se han obtenido buenos datos sobre la vacuna, después de que los ensayos clínicos en etapa inicial demostraron que era segura y producía una respuesta inmunitaria.
  • Al día de hoy se están llevando a cabo ensayos de fase III en UK, Brasil y Sudáfrica. 
  • Para América Latina se espera producir alrededor de 250 millones de dosis, que se fabricarán por parte de mAbxience en Argentina y Liomont en México.
  • Se trataría de la vacuna con el desarrollo más veloz de la historia, con menos de 2 años. Superaría a la vacuna contra parotiditis producida por Merck, que se desarrolló en poco más de 4 años.

Vacuna Sputnik V

La vacuna Sputnik V,  aprobada en Rusia por el gobierno de Vladimir Putin, consiguió este martes 11 de agosto la atención de los titulares al anunciar que Rusia se convertía en el primer país en autorizar una vacuna contra el COVID-19. Con el nombre de Sputnik V, en referencia al satélite con el que la Unión Soviética se puso adelante en la carrera espacial en la década de 1950, el mandatario ruso aseguró que la nueva vacuna había pasado todas las verificaciones necesarias y que incluso había sido probada por una de sus hijas. 

Pero, de acuerdo a los estándares internacionales, una vacuna para demostrar su eficacia y que no es peligrosa debe ser probada en miles de personas, la fase 3 y la rusa no ha pasado por ese escrutinio. Eso llevó a la OMS a recibir con cautela la noticia e insistió en que, como todas, pase por los trámites de precalificación y revisión que marca el organismo.

La OMS ya le había pedido la semana pasada a Rusia que se apegara a las normas internacionales para la producción de la vacuna contra el covid-19.

“En ocasiones, hay investigadores que dicen haber encontrado algo, lo que -por supuesto- es una buena noticia como tal. Pero entre descubrir una clave para quizá conseguir una vacuna que funcione y haber pasado por todas las etapas hay una gran diferencia”, dijo la semana pasada a la prensa Christian Lindmeier, un portavoz de la OMS.

Esta semana, la Asociación de Organizaciones de Ensayos Clínicos, que reúne a las principales farmacéuticas presentes en Rusia, pidió a las autoridades sanitarias del país que postergaran la aprobación de la vacuna hasta que las pruebas finales fueran concluidas con éxito.

En una carta dirigida al ministerio de Salud, advertían que aprobar la vacuna antes de que esos ensayos concluyan es muy arriesgado.

¿Qué sigue con la vacuna AstraZeneca?

El laboratorio farmacéutico mexicano Liomont anunció este jueves 13 de agosto que tendrá a su cargo la fabricación final de la vacuna contra la COVID-19 derivada del acuerdo entre la Fundación Slim y AstraZeneca. Específicamente, recibirá la materia prima fabricada por el laboratorio mAbxience de Argentina para la producción final de la vacuna en su planta en México. 

AstraZeneca firmó el miércoles 12 de agosto un acuerdo con la Fundación Carlos Slim para contribuir a la producción en Argentina y México y la distribución sin beneficio económico en América Latina, de la potencial vacuna. AstraZeneca le transfirió la tecnología al laboratorio mAbxience, para que a partir de noviembre se produzca en su planta ubicada en Garín el ingrediente activo de la vacuna necesario para fabricar entre 200 millones y 250 millones de dosis. Desde esa planta de mabxience, las vacunas viajarán en saches hasta el Laboratorio Liomont, ubicado en México, donde se fraccionarán y envasarán en los frascos de vidrio que contienen cada dosis de vacuna. Esas dosis serán vendidas por AstraZeneca entre 3 y 4 dólares por unidad a todos los gobiernos de América Latina, excepto Brasil, que cuenta con su propio circuito. Del total de vacunas a producir, el gobierno de Argentina informó que unas 22,400,000 de dosis serán destinadas a personal de la salud y seguridad, adultos mayores y personas en grupos de riesgo. La intención es abastecer a los países de Latinoamérica a partir del primer semestre de 2021, sujeto a los resultados de los estudios fase III y aprobaciones regulatorias. 

Continuemos pendientes de las notificaciones y avances de las fuentes oficiales referente a este tema. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×